Introducción y conclusiones en una tesis: estructura y relación

Las tesis doctorales deben ofrecer la máxima trazabilidad (Fuente: Flaticon)

Edición Agosto 2017

Si analizamos bien un grupo significativo de trabajos académicos en el ámbito de las Ciencias Humanas y Sociales, tanto si se trata de tesis doctorales como de trabajos de final de máster, y si hacemos abstracción de los títulos concretos de cada capítulo, llegaremos a lo que podemos llamar la estructura canónica de un trabajo académico.

Entonces, si damos un nombre funcional a cada uno de los apartados, la estructura que podemos encontrar es la que se muestra a continuación:

  1. Introducción
  2. Estado(s) de la cuestión
  3. Sistema de análisis
  4. Caso de estudio
  5. Resultados
  6. Conclusiones
  7. Bibliografía
  8. Anexos

En la tabla siguiente detallamos los componentes más característicos de cada apartado:

Cap.Nombre
funcional
Contenido
característico
1Introducción

Objeto de estudio. Objetivos. Preguntas de investigación (opcionalmente, hipótesis).  Marco teórico. Marco metodológico.

Opcional (pero muy importantes): Si se desea se pueden añadir motivaciones personales para el estudio realizado, así como se puede destacar la oportunidad y la importancia de abordar el tema, sus posibles implicaciones sociales o académicas. Si es el caso, se pueden presentar y proponer las convenciones terminológicas que se seguirán y las aclaraciones de contexto, enfoque, etc., que correspondan.

2Estado(s)
de la cuestión
Presentación, frecuentemente, en forma de síntesis narrativa, de las características  más significativas del ámbito  de  estudio. Principales conceptos  y tendencias. Modelos y teorías principales que afectan al objeto de estudio y/o la metodología utilizada. Pueden utilizarse los fundamentos de las revisiones sistematizadas para este apartado.
3Sistema
de análisis
Componentes, funciones y características  del protocolo y/o del sistema  de análisis que va a ser utilizado para la obtención de datos e informaciones.  
4Caso
de estudio
Presentación,  descripción, características y funcionalidades  del ámbito,  fenómeno o entidad estudiados mediante el protocolo o el sistema de análisis del punto 2.
5ResultadosPresentación y discusión de los resultados obtenidos. Recomendaciones y propuestas (si es el caso).
6Conclusiones

Recuperación de los objetivos, uno a uno, y descripción de su cumplimiento y de los resultados principales obtenidos en cada objetivo.

Recuperación de las preguntas de investigación y las respuestas obtenidas para cada pregunta, una a una.

Conclusiones: añadir conclusiones generales o de síntesis, separadas y numeradas.

Opcionalmente: destacar las principales aportaciones de la investigación. Identificar futuras líneas de investigación apoyadas en los resultados obtenidos.

7BibliografíaBibliografía citada y consultada. Con tendencia a la exhaustividad en cuanto a representar las corrientes principales en las obras y autores más reconocidos y significativos de los temas y ámbitos del trabajo. Preferencia por obras recientes (de los últimos 6-7 años) en el grueso de la bibliografía. Mayoría, o al menos abundancia, de referencias internacionales.
8AnexosDocumentación complementaria importante pero que no debe formar parte del cuerpo de trabajo.

Las secciones de la Introducción y las Conclusiones

Por su importancia para la credibilidad y persuabilidad de tal tipo de trabajos, en esta entrada nos centraremos en la micro-estructura que, a su vez, suelen tener las Secciones 1 y 6, o sea, las de Introducción y Conclusiones.También veremos la relación que deben mantener estas dos secciones entre ellas.

La necesidad de articular al máximo ambas secciones corresponde al deber de transparencia y rendimiento de cuentas, e incluso de la trazabilidad de todo trabajo académico. 

Por esta obligación de transparencia, en todo trabajo académico debe haber una sección, típicamente, la Introducción, donde se presente la investigación en todas sus facetas principales, aunque esto nos obligue a cierta redundancia, como veremos en seguida.

Por este mismo principio, debe haber una sección donde se sinteticen los resultados, y esta sección es la de Conclusiones. Pero éstos deben estar en relación con todo lo indicado en la Introducción. La relación debe, entonces, debe ser explícita y consistente y consistente a la vez.

Registro

En ambas Secciones, sobre todo la de Introducción, se pueden beneficiar mucho de un registro asertivo y de una preferencia por la síntesis. Es en el cuerpo de la tesis donde tiene sentido, en cambio, un registro más discursivo o ensayístico, si es el caso. Pero en estas dos secciones, la asertividad y la síntesis juegan a favor de la credibilidad del autor. Por ejemplo, sería mucho mejor una Introducción que empezara con un registro cómo este:

El objeto de estudio de este trabajo son los sistemas de agregación de cibermedios para plataformas móviles…

Que uno cómo éste:

Probablemente, podríamos concluir que uno de los fenómenos más significativos de la historia de la humanidad desde su más temprana cuna es la tendencia a buscar formas de ordenar los inputs de nuestro entorno…

Rol pragmático

Por último, las secciones de Introducción y Conclusiones cumplen un rol pragmático difícil de exagerar. Los evaluadores externos y los miembros del tribunal, típicamente, escrutarán la Introducción para entender lo antes posible y con la mayor eficacia posible las claves de la investigación que deben valorar.

Por supuesto, que el cuerpo de la tesis aportará, por decir alguna cosa, el 80 por ciento o más del peso de la evaluación. Pero lo que aparezca en la Introducción será parte principal de la medida con la cual los evaluadores estimarán la calidad de la investigación. 

Por su parte, las Conclusiones son el lugar donde los evaluadores se apoyarán para acabar de completar y redondear su jucio sobre la investigación. El cuerpo de la tesis, si estamos hablando de Ciencias Humanas y Sociales, puede tener algunos centenares de páginas. Sin unas buenas conclusiones, es posible que el evaluador no haya podido hacerse una idea de las aportaciones, por el conocido fenómeno de “los árboles que no dejan ver el bosque”.

La Sección de Introducción

Normalmente, acostumbramos a encontrar esta microestructura en la sección de Introducción de las tesis, al menos, en la mayoría de tesis que acaban teniendo éxito (el orden es significativo, pero puede haber variaciones):

  1. Objeto de estudio
  2. Objetivos
  3. Preguntas de investigación
  4. Motivación / Oportunidad de la investigación
  5. Marco teórico
  6. Marco metodológico
  7. Consideraciones adicionales específicas (convenciones utilizadas, aclaraciones terminológicas, etc.)

En Ciencias Humanas y Sociales, cada vez es más frecuente la preferencia por las Preguntas de Investigación en lugar de las Hipótesis. En ambos casos suelen numerarse. 

Los Objetivos pueden subdividirse en subobjetivos. Pueden presentarse, por ejemplos, dos o tres objetivos generales (más, podría ser problemático) y cada objetivo puede tener dos o tres subobjetivos. Es importantes no multiplicarlos. Si tenemos tres objetivos principales, y cada uno tres subobjetivos, nos estaremos manejando con 9 subojetivos en total, cifra de la que no habría que alejarse.

Hemos destacado en el índice anterior las dos partes que necesariamente hay que relacionar con las Conclusiones: objetivos y preguntas de investigación, sin perjuicio de añadir conclusiones generales e incluso conclusiones específicas.

Facetas

Los componentes que hemos señalado, en concreto:

  • Objeto de estudio
  • Objetivos
  • Marco teórico
  • Marco metodológico

no dejan de ser facetas o dimensiones de lo mismo: un proyecto de investigación unitario (o razonablemente unitario). Por tanto, es lógico que haya solapamientos parciales.

Además, algunos sostenemos que, en realidad, “(casi) todo es (casi) todo”: las preguntas de investigación son hipótesis en forma de interrogantes, el objeto de estudio y los objetivos son lo mismo cambiando donde podemos el énfasis; cuando hablamos de marco teórico, también estamos involucrando el marco metodológico, etc. El solapamiento por lo tanto está garantizado.

Esto no debe preocuparnos en exceso, sobre todo porque es ¡inevitable! Lo que sí debe preocuparnos, y mucho, es la coherencia. 

Insistimos: el solapamiento no es problema. La formalización académica exige esta articulación de las facetas de una investigación porque es un trabajo que será evaluado, y los evaluadores esperan tener elementos para llevar a cabo tal análisis. 

Además, los trabajos académicos deben ser excelentes no solamente en los resultados obtenidos, sino en la transparencia y la trazabilidad de todo el proceso. De aquí también la necesidad de esta articulación que en otros contextos sería excesiva.

Solo debe preocuparnos tener una consistencia total, es decir, no entrar en contradicciones y, por supuesto, hemos de procurar tener un lenguaje rico que evite el exceso de repeticiones.

La sección de Conclusiones

Si la Introducción representa el compromiso del investigador, las Conclusiones son el rendimiento de cuentas de este compromiso.

Por tanto, en las conclusiones, debemos retomar los objetivos y responderlos uno por uno. Si hemos utilizado subobjetivos lo lógico es responder también a cada sub-objetivo por separado. 

Después, hay que responder a las preguntas de investigación para dar cuenta de una forma estratégica que es lo que se ha obtenido.

A continuación, presentaremos unas conclusiones generales o de síntesis, así como conclusiones por apartados si lo consideramos conveniente.

Normalmente, tanto los objetivos como las preguntas de investigación y las conclusiones, se numeran y se tratan, uno a uno, de forma separada, de modo que puedan valorarse con claridad.

Estructura

Tras una breve introducción sobre la estructura que presentará la sección, la lista de contenidos puede ser esta:

  1. Objetivos
    1. Objetivo 1
      1. Resultados alcanzados
    2. Objetivo 2
      1. Resultados alcanzados
    3. Objetivo n
      1. Resultados alcanzados
  2. Preguntas de investigación
    1. Pregunta de investigación 1
      1. Respuesta a la pregunta de investigación 1
    2. Pregunta de investigación 2
      1. Respuesta a la pregunta de investigación 2
    3. Pregunta de investigación n
      1. Respuesta a la pregunta de investigación n
  3. Conclusiones generales
    1. Conclusión 1
    2. Conclusión 2
    3. Conclusión n
  4. Principales aportaciones de la investigación
  5. Futuras investigaciones

Una breve explicación sobre los puntos anteriores: en los Objetivos se suele proceder a una presentación de los resultados obtenidos, pero mucho más muy sintética que en el cuerpo del trabajo, con enfoque estratégico e invocando los Objetivos tal como se han presentado en la Introducción. Si se han usado subobjetivos, recurriremos a ellos, para responderlos uno por uno, etc.

En el apartado de Preguntas de investigación es necesario recuperar una a una, numerándolas, las preguntas de investigación presentadas en la Introducción y respondiendo con lo que ha sido hallado de cada una de ellas.

En el apartado de Conclusiones pondremos, también numerándolas, una a una, un grupo de conclusiones. El rango óptimo podría estar entre 4 y 10 conclusiones, aunque algunas más nunca es problema, mientras que con menos de 4 nos arriesgamos a que parezca un trabajo pobre.

Formalización y solapamientos

Aquí corresponde hacer las mismas observaciones que ya hemos visto antes a propósito de la Introducción. Inevitablemente, el contenido resultante de revisar  Objetivos, Preguntas de Investigación y Conclusiones, se solapará. Ya hemos dicho que esto es típico del formalismo académico.

La necesidad de abordar una misma investigación desde sus diferentes aspectos o facetas conduce a estos solapamientos. Esto nos habrá pasado ya en la Introducción, donde no hemos tenido más remedio que tratar también con diferentes facetas de lo mismo: objeto de estudio, objetivos, métodos, etc.

Esta clase de solapamientos NO es un problema en sí misma. Por el contrario,  podemos aprovechar para demostrar la coherencia de las diferentes parte de nuestro trabajo.

Lo importante por tanto, es la consistencia. Decir siempre lo mismo, aunque cambiemos un poco el lenguaje. También podemos aprovechar lo indicado en uno de los apartados para referirnos a los otros. Nada nos impide señalar en algunas de las conclusiones, por ejemplo, “tal como se ha indicado en la pregunta xxx, podemos concluir que xxxx”,  etc.

Otras subsecciones como indicadoras de calidad

Un indicador muy importante de la calidad de una investigación es su capacidad potencial para otros investigadores así como para apoyar futuras líneas de investigación.

Ambas cosas se pueden poner de relieve si añadimos apartados para poner en valor las principales aportaciones así como para señalar futuras investigaciones.

En el apartado Principales aportaciones podemos aprovechar para destacar de forma sintética y estratégica a la vez el significado de las aportaciones y la utilidad de nuestras propuestas principales para otros investigadores o incluso para otras áreas de conocimiento.

En el apartado Futuras investigaciones podemos dar una indicación de nuevas vías de investigación basadas en las aportaciones de la tesis.

¿Añadir consideraciones previas?

Podemos considerar el añadir consideraciones previas, en forma de discusión, antes de entrar a tratar los apartados que hemos señalado, aunque esto es totalmente opcional. Si en el cuerpo de la tesis ya se han ido desarrollando, posiblemente no tengan sentido repetirlas de nuevo. En cambio, tal vez en la memoria de una tesis por compendio tenga sentido.

En todo caso, una posibilidad interesante es denominar Discusión y Conclusiones a la sección (en lugar de solamente Conclusiones) si, efectivamente, deseamos añadir a la misma algunas consideraciones diversas sobre los resultados obtenidos, antes de entrar a revisar la lista de objetivos, preguntas de investigación, etc. que hemos visto hasta ahora.

En tal caso, una norma importante es que en esta sección, tanto si optamos por la denominación corta, Conclusiones, o larga, Discusión y Conclusiones, no debemos introducir temas nuevos.  

Incluso si decidimos añadir una discusión previa, todo lo que se trate en esta sección debe consistir en temas ya abordados previamente en el cuerpo de la tesis.

Relación

En forma de tabla, vemos aquí la relación entre Introducción y Conclusiones con base en la aparición de los mismos elementos como parte de las dos secciones respectivas:

IntroducciónConclusiones
Objeto de estudioTexto breve de introducción a la sección
ObjetivosObjetivos: revisión
Preguntas de investigaciónPreguntas de investigación: revisión
Motivación / Oportunidad de la investigaciónConclusiones generales
Marco teóricoPrincipales aportaciones
Marco metodológicoFuturas investigaciones
Otras consideraciones,,,

Conclusiones

Por debajo de la saludable e impresionante diversidad de temas que conforman los contenidos de las tesis doctorales y trabajos de final de máster, hay una estructura reconocible que nosotros denominamos modelo canónico

Reconocer tal modelo nos puede ayudar a afrontar con mayor garantía de éxito el trabajo de largo aliento que suelen requerir los títulos de ciclo superior de la universidad. Y dentro de este modelo, identificar los componentes de la Introducción y las Conclusiones es esencial para poder entregar un trabajo redondo.

Referencias

A continuación, un buen grupo de obras, todas bastante recientes, relacionadas con la investigación académica y las metodologías, organizada por temas.

Cómo se hace una tesis o un trabajo final de máster

  • E. Alana James; Tracesea H. Slater. Writing your Doctoral Dissertation or Thesis Faster. London: Sage, 2014.
  • Carrie Winstanley. Writing a Dissertation for Dummies. Indiana: Wiley, 2009.
  • Patrick Dunleavy. Authoring a PhD: How to plan, draft, write and finish a doctoral thesis or dissertation. Hampshire: Macmillan, 2013.
  • Judith Bell; Stephen Waters. Doing your Research Project: A Guide for first-time Researchers.Berkshire: McGraw Hill, 2014.
  • Loraine Blaxter; Christina Hugues; Malcolm Tight. How to Research. Berkshire: McGraw Hill, 2010.
  • Paul Oliver. Writing your Thesis. London: Sage, 2014.

Cómo se lleva a cabo una revisión sistemática

  • Angela Boland; M. Gemma Cherry; Rumona Dickson. Doing a Systematic Review: A Student’s Guide. London: Sage, 2014.
  • Asher Shkedi. Qualitative Data Analysis. Tel Aviv: Contento De Semrik, 2014.
  • David Gouch et al. An Introduction to Systematics Reviews. London: Sage, 2012.
  • Diana Ridley. The Literature Review. London: Sage, 2012.
  • Jill K. Jesson; Lydia Matheson; Fiona M. Lacey. Doing your Literature Review: Traditional and Systematic Techniques. London: Sage, 2011.
  • Lawrence A. Machi; Brenda T. McEvoy. The Literature Review: Six Steps to Success. Thousand Oaks, California: Corwin, 2012.

Metodologías

  • Alan Bryman. Social Research Methods. New York: Oxford University Press, 2012.
  • David Silverman (Ed.). Qualitative Research. London: Sage, 2011.
  • David Williams. Qualitative Inquiry in Daily Life: Exploring Qualitative Thought [sitio web]. Acceso: https://qualitativeinquirydailylife.wordpress.com/. Consulta. Septiembre 2016.
  • Helen Kara. Creative Research Methods in the Social Sciences: A Practical Guide. Bristol: Policy Press, 2015.
  • Klaus Brhun Jensen (Ed.). A Handbook of Media and Communication Research: Qualitative and Quantitative Methodologies. Oxon: Routledge, 2012.
  • Jane Ritchie et al. Qualitative Research Practice: A Guide for Social Science Students and researchers. London: Sage, 2014.
  • John W. Creswell. Research Design: Qualitative, Quantitative, and Mixed Methods Approaches. London: Sage, 2014.
  • John W. Creswell; Vicki L. Plano ClarkDesigning and Conducting Mixed Methods Research. London: Sage, 2010
  • Koldobika Meso; Irate Aguirreazkuenaga; Ainara Larrondo (Eds.). Active Audiences and Journalism. Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco: 2015
  • Maggi Savin-Baden; Claire Howell Major (eds). Qualitative Research. The essential guide to theory and practice. London: Rouletge, 2013
  • Margrit Schreider. Qualitative Content Analysis in Practice. London: Sage, 2012.
  • Matthew B. Miles; A. Michael Huberman; Johnny Saldaña. Qualitative Data Analysis. A Methods Sourcebook. London: Sage, 2014.
  • Michelle O`Reilly; Nikki Kivimba. Advanced Qualitative Research. A guide to usign theory. London: Sage, 2015.
  • Monique Hennink; Inge Hutter; Ajay Bailey. Qualitative Research Methods. London: Sage, 2011.
  • Norman K. Denzin; Yvonna S. Lincoln. The SAGE Handbook of Qualitative Research. London: Sage, 2011
  • Sharan B. Merriam; Elizabeth J. Tisdell. Qualitative Research: A Guide to Design and Implementation. San Francisco: Jossey-Bass (Wiley): 2014.
  • Stephen D. Lapan et al. Qualitative Research: An Introduction to Methods and Designs. San Francisco: Jossey-Bass (Wiley): 2012.
  • Sven Brinkmann. Qualitative Inquiry in Everyday Life. London: Sage, 2012
  • Uwe Fick (editor). The Sage Handbook of Qualitative Data Analysis. London: Sage, 2014
  • Víctor Cavaller et al. Audiencia y Visibilidad en los Medios de Comunicación (3 Vols.). Barcelona: UOC, 2011.
  • William M. K. Trochim. Research Method Knowledge Base [sitio web]. Acceso: http://www.socialresearchmethods.net/kb/. Edición consultada: 2006

Estudios de caso

  • Gary Thomas. How to do your Case Study. London: Sage, 2011.
  • Robert K. Yin. Case Study Research. Design and Methods. London: Sage, 2014.
  • Xavier Coller. Estudios de Caso. Madrid: CSIC, 2005

Análisis de datos cualitativos

  • Carl Auerbach; Louise B. SilversteinQualitative Data: An Introduction to Coding and Analysis. new York: NYU Press, 2003
  • Carol GrbichQualitative Data Analysis: An Introduction. London: Sage, 2012
  • Claire Howell Major; Maggi Savin-BadenAn Introduction to Qualitative Research Synthesis: Managing the Information Explosion in Social Science Research. London: Routledge, 2012
  • H. Russell Bernard; Amber Y. Wutich; Gery W. RyanAnalyzing Qualitative Data: Systematic Approaches. London: Sage, 2016
  • Jamie Harding. Qualitative Data Analysis from Start to Finish. London: Sage, 2013
  • Johnny SaldañaThe Coding Manual for Qualitative Researchers. London: Sage, 2015
  • Michael Saini; Aron Shlonsky. Systematic Synthesis of Qualitative Research. Oxford University Press, 2012
  • Patricia BazeleyQualitative Data Analysis: Practical Strategies. London: Sage, 2013
  • Patricia Bazeley. Qualitative Data Analysis with NVivo. London: Sage, 2013
  • Sussane Friese. Qualitative Data Analysis with ATLAS.ti. London: Sage,2014
Más informaciones sobre trabajos académicos en esta página

Bibliografía dinámica

Además, aquí tienen una bibliografía dinámica y siempre al día. Su virtud es que se actualiza cada vez que hagan clic en ella, así que cada vez que lo hagan tienen una oportunidad de encontrar algo que confirme o que desmienta lo que aquí se presenta (en el caso de Google Scholar hemos puesto también la ecuación en inglés para recuperar bibliografia en esa lengua):


Icon made by Freepik from www.flaticon.com