Web Semántica y Sistemas de Información Documental

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

La web actual está formada en su mayor parte por documentos creados originalmente para que tengan sentido para los seres humanos. Esta afirmación puede parecer una perogrullada porque, precisamente, una definición clásica señala que un documento es una información registrada en un soporte material destinada a un ser humano (al menos en su formato final). Ahora bien, existe una clase de registros que consisten en conjuntos de datos que no tienen como destinatario a un ser humano, sino a un ordenador (más exactamente a un programa de ordenador). Al final de la cadena en los dos casos siempre hay un ser humano, claro, pero la cuestión es que hay dos tipos de registros: los que están destinados a seres humanos y solemos llamarlos documentos; y los que están destinados a ordenadores y solemos llamarlos datos. Hasta ahora, en la web el tipo de registro dominante es el documento en el sentido anterior. Ese documento adopta típicamente la forma de la página web con la que, a día de hoy, una considerable parte del mundo ya está familiarizado. Pero no únicamente, porque en la web actual, podemos navegar entre una variedad amplísima de formatos documentales. La cuestión es que la Web es capaz de aportar información a personas de todo el planeta para casi cualquier clase de actividad útil y constructiva que estén llevando a cabo (el lado oscuro consiste en que los interesados en actividades destructivas por desgracia también suelen usar la web, pero esto es otro problema). El proyecto de la web semántica parte de una idea genial: las páginas web (recuerde, cosas destinadas a seres humanos) podrían ser a la vez datos (recuerde, cosas destinadas a ordenadores). Con Mari Carmen Marcos y Rafael Pedraza. Gijón: Trea, 2009