SEO académico: definición, componentes y guía de herramientas

academicseo
Fuente: Flaticon

Edición Septiembre 2017

Podemos definir el SEO académico (o ASEO por las siglas de la expresión inglesa Academic SEO), como el conjunto de prácticas que promueven la visibilidad y la facilidad de acceso de las producciones académicas, típicamente, artículos de revistas científicas, pero también monografías, informes y cualquier otra clase de producto resultante de una investigación.

Como es sabido, SEO a su vez corresponde a la expresión Search Engine Optimization, según la interpretación clásica, o a Search Experience Optimization, según interpretaciones más modernas (y con las que nosotros nos sentimos más cómodos)

El trabajo que presentamos a continuación consta de dos partes: primero, una dedicada a establecer los principales conceptos y componentes del SEO académico. Después, una guía de las principales herramientas disponibles para cada uno de los componentes que habremos examinado antes.

 

Diagrama del SEO académico
El ciclo virtuoso del SEO Académico. Fuente: elaboración propia

I – LAS IDEAS PRINCIPALES


Objetivos

Podemos establecer que los objetivos principales del SEO académico son el aumento de:

  • La visibilidad de la producción académica

  • La probabilidad de que tal producción sea citada

Vamos a considerarlos. El objetivo inmediato del SEO académico es, como ya se ha dicho, promover la visibilidad de la producción académica. Sin embargo, igual que en el SEO “estándar” el objetivo real no es el tráfico web, sino las llamadas conversiones, podemos decir que el objetivo último o real del SEO académico no es la visibilidad, sino incrementar las posibilidades de que un trabajo académica sea citado, y por tanto ayudar a las métricas académicas, tanto del propio articulo (número de citas) como del autor (índice h).

Claro que, en ambos casos, necesitamos que se cumpla el primer objetivo, pero es muy importante tener clara la diferencia, ya que si únicamente nos importara la visibilidad, algunas parte del SEO académico, notablemente, la identidad digital, carecerían de sentido.

Diagrama sobre fases de aplicación del SEO académico
Momentos de intervención del SEO académico

PRE vs POST

Sea como sea, debemos señalar que hay al menos dos momentos teóricos de intervención del SEO Académico, a saber, antes de la publicación (esto es, durante las diversas fases de redacción) o una vez el artículo ha sido publicado:

  • Prepublicación. Por tanto, durante la producción del entregable, típicamente durante la redacción de un artículo de revista. Podría equipararse con el SEO OnPage, en el sentido que se refiere a optimizar el contenido del artículo pensando en la indexación y la interpretación del contenido del mismo por parte de los buscadores académicos. En esta fase, se trata de optimizar el uso de palabras clave en el título, en las palabras clave (redundancia inevitable), en el resumen y en determinados lugares del cuerpo del artículo, como en las tablas, pies de ilustraciones, títulos de las secciones, etc. De esta fase dependerá que el artículo sea considerado relevante para determinadas búsquedas.
    En este punto, una aclaración, tal vez innecesaria, es que este concepto es independiente de los así llamados preprints que hacen referencia a otro aspecto de las publicaciones académicas, independiente del SEO (ver anexo).

  • Postpublicación. Por tanto, una vez el entregable ha sido producido y hecho público de alguna forma. Podría equipararse con el SEO OffPage. Consistiría en promover la máxima difusión del artículo sobre la base de subirlo a repositorios y redes sociales, tanto académicas como convencionales y proporcionarle así la máxima visibilidad posible. De esta visibilidad, en teoría, dependerá el aumento de la probabilidad de citación.

Además, en el SEO académico hay un componente adicional, que es exclusivo de este ámbito y que se refiere a:

  • La identidad digital. Consiste en establecer un único formato de autoría, a fin de tener una identidad única como autores, así como en utilizar una firma compuesta por dos ristras.  Adicionalmente, podemos crear perfiles que refuerzen esta identidad e incluso que registren las posibles variaciones en nuestro nombre de autor.

En este artículo, nos vamos a centrar en el SEO postpublicación, salvo por el aspecto referido a la identidad digital, que es uno de los pilares del SEO Académico, y que participa tanto del pre como del post SEO y que por tanto, no podemos obviar.  En todo caso, al final del artículo hemos añadido algunas fuentes y referencias sobre el SEO Prepublicación.

 

market-research
Fuente: Flaticon

Componentes del SEO académico postpublicación

Los tres elementos clave para llevar a cabo el SEO Académico son los siguientes:

  • Identidad digital
  • Publicación PREFERENTEMENTE en abierto, que a su vez tiene dos subopciones:
    • Publicación directa en abierto (open access)
    • Autoarchivo
  • Difusión adicional en redes sociales

Es evidente que el SEO académico se puede aplicar también a publicaciones cerradas. A veces los autores no tenemos la libertad de elegir este aspecto, así como hay formatos (monografías) en los que el open access es (aún) más difícil de aplicar. En tal caso, la publicación en abierto deberemos sustituirla por la publicación de notas y reseñas. 

Vamos a examinar estos componentes en lo que sigue.

Identidad digital y ristras

Sin una clara identidad digital, todo lo que sigue perdería su sentido. Este es uno de los motivos por los que no es lo mismo pensar que el objetivo real es la visibilidad o aumentar las citaciones. De poco nos servirá que nuestros trabajos sean muy visibles si no nos beneficiamos de un conteo que nos atribuya las citas. Estos conteos son automáticos, pues proceden de algoritmos que se aplican al contenido de las bases de datos, de modo que los errores están servidos en cuanto haya la más mínima variación en el nombre (identidad) de un autor.

El factor más importante de errores y problemas en este aspecto es el hecho de que los autores tenemos la mala costumbre de tener un nombre compuesto por cadenas de caracteres,  como en “Umberto Eco”, en lugar, como les gustaría a los ordenadores, de tener una serie de números como la matrícula de un coche.

De todos modos, autores con un nombre como Umberto Eco pueden sentirse afortunados, porque los problemas en su caso se minimizan. El problema real procede de autores que tienen, como es mi caso, un nombre de pila compuesto y, como sucede con muchas culturas, además se acostumbra utilizar los dos apellidos.

Para lo que sigue, llamaremos ristras a las diferentes palabras que forman un nombre de autor. Umberto Eco, por ejemplo, es un nombre de autor que tiene dos ristras. En tales casos, no hay (casi) ambigüedad, la primera es el nombre de pila y la segunda el apellido, es decir, la ristra por la cual este autor será alfabetizado en todos los repertorios por la cual toda su producción será contada y analizada.

data-1590455_1280
Fuente: Pixabay

Ahora bien, si miro mi carnet de identidad, éste asegura que yo me llamo José Luis Codina Bonilla, un caso de los más vulgar: ¡cuatro ristras! Si se me ocurriera firmar mis artículos con esas cuatro ristras, las probabilidades de ser identificado y alfabetizado (y por tanto) identificado siempre igual en el mismo o en diferentes índices serían ínfimas.

Incluso en la misma base de datos, unas veces aparecería como José Codina; otras como Luis Bonilla, otras como Lluís Codina,  etc, y así hasta el número total de combinaciones que las matemáticas predicen. Con todo esto, las métricas siempre serán peores, porque se van a diluir en diversas autorías (falsas).

Para conseguir que toda nuestra producción nos quede debidamente asignada, debemos seguir tres pasos:

  • Primero: usar únicamente dos ristras. Puede ser o bien renunciando a otras dos, como en “Luis Codina”, “José Bonilla” o, si no queremos renunciar a nada, uniendo las cuatro, dos a dos, con guiones, como en “José-Luis Codina-Bonilla”. Observen que, de esta forma, gracias a los guiones altos, para un ordenador cuatro palabras son solamente dos.

  • Segundo: usar siempre las mismas ristras, publiquemos donde publiquemos y sea lo que sea que publiquemos. Por ejemplo, NO publicar a veces como “Luis Codina” porque se trata de un artículo escrito en español y otras como “Lluís Codina” porque se trata de un artículo escrito en catalán. 

  • Tercero: registrar nuestro perfil y todas las demás variaciones de nuestro nombre de autor en el sistema de identificación ORCID. Hasta hace poco, esto se podía considerar opcional. Lo cierto es que ya no es así.

Veamos esto último: ORCID es una iniciativa que se ha llevado a cabo en colaboración con editoriales y organismos académicos de todo el mundo para que los autores puedan registrar su nombre preferente y todas las variables posibles del mismo. Una vez registrado, ORCID proporciona al autor una clave de identidad unívoca (la clase de identificador que adoran los ordenadores)

De hecho, cada vez en más revistas, exigen que el autor disponga de un identificador ORCID para publicar sus artículos, por lo que el tercer punto que hemos visto más arriba se puede considerar obligatorio.

El factor Google

Ha aparecido en los últimos tiempos, un actor insospechado: Google Scholar. Este buscador,  además de especializarse en información académica, como su nombre indica, permite a los autores abrir un perfil que reúne de forma pública, si lo desea así el interesado, sus principales métricas así como una lista de sus trabajos más citados. 

La cuestión es que a medida que Google Scholar se utiliza más en el mundo académico, sus métricas van teniendo cada vez más importancia. Además, así como las empresas suelen consultar el perfil de LinkedIN antes de contratar a alguien, los responsables académicos suelen mirar el perfil en Google Scholar antes de contactar a un candidato. Es por tanto, otra forma muy importante de cuidar de nuestra identidad digital.

La recomendación, por tanto, en este punto es abrir un perfil público también en Google Scholar aunque ya tengamos el de ORCID. Tanto el perfil de ORCID como el de Scholar se manifiestan en sendas páginas web, con lo cual, podemos usar las URL correspondientes en nuestras páginas en nuestro blog si es el caso o en el perfil de nuestra universidad, en la firma de nuestro correo electrónico, etc. 

oabutton_logo_final200

Open Access

Se denomina así (en castellano: Acceso Abierto) el hecho de facilitar de manera universal y sin coste alguno el acceso a las publicaciones científicas. Es un movimiento/filosofía cuyo objetivo es que todo el conocimiento creado por la Humanidad vaya sea accesible, sin ninguna clase de barreras, al conjunto de la Humanidad.

Para que el Open Access sea posible se necesitan dos cosas:

  • Que el conocimiento en cuestión sea digital (o esté digitalizado) y se pueda acceder a él desde cualquier lugar del planeta a través de un agente de usuario (navegador web o aplicación).

  • Que el acceso sea libre: no requiera ningún pago por parte del lector para acceder a ese contenido ni ninguna clase de suscripción ni de membresía previa obligatoria.

Lógicamente, como autores que deseamos promover la visibilidad de nuestra producción y después, a ser posible, la citación, nos conviene publicar en revistas de tipo Open Access.

Ahora bien, el Acceso Abierto, u Open Access, se puede conseguir por dos vías, que tradicionalmente han recibido las llamativas denominaciones de:

  • Vía dorada
  • Vía verde

Vía dorada

La vía o la ruta dorada la cumplen aquellas revistas que son, de forma nativa, Open Access, es decir, aquello que publican queda en formato abierto desde el principio. Es el lugar ideal donde publicar desde el punto de vista del SEO Académico.

El problema es que alguien debe financiar los gatos de publicación y de mantenimiento de la revista, y ese alguien, suele ser el propio autor. Por eso, cada vez es más frecuente que en los proyectos de investigación, una parte importante del presupuesto se destine a publicar en revistas Open Access de la vía dorada. De este modo, no es en realidad el autor quien paga, sino el organismo que ha financiado la investigación (léase, el estado mediante fondos públicos de apoyo a la investigación).

Autoarchivo

La vía o la ruta verde la cumplen las revistas que, aunque no publican de forma abierta de manera directa, permiten, o bien el acceso en la propia revista, pasado un tiempo (por ejemplo, pasado un año), o bien permiten el acceso abierto (generalmente, también pasado un tiempo) a través del llamado autoarchivo (publicación en algún repositorio, preferentemente, o en el propio sitio del autor).

La idea, entonces es que, o bien por la vía dorada (a poder ser) o bien por la vía verde, toda nuestra producción acabe estando publicada en abierto.

Como veremos en el punto siguiente, esto último, es decir, publicar nuestro trabajo de forma que se beneficie del acceso abierto lo podemos conseguir tanto por la vía de los repositorios como de las redes sociales académicas, aunque es preferible el primer tipo de plataformas (repositorios).

archive
Fuente: Flaticon

Repositorios y Redes Sociales

Los repositorios tradicionales

Un repositorio es un archivo digital a disposición de una comunidad en el que los miembros de la misma disponen de un lugar centralizado donde publicar (archivar) sus materiales. Ahora bien, para merecer el nombre de repositorios, estos espacios deben cumplir con requerimientos de preservación y de tratamiento documental (metadatos) de los materiales que albergan.

Con el tiempo, casi todas las universidades han ido abriendo sus propios repositorios al servicio de sus estudiantes y profesores. En el primer caso, publicando trabajos académicos que han obtenido buenas calificaciones, o de significación especial, como trabajos de final de grado o de final de máster. En el segundo caso, facilitando un espacio digital a sus profesores para su materiales docentes y su producción académica.

La idea se fue gestando casi desde el principio de la aparición de Internet básicamente para agilizar los plazos de publicación de los artículos. Eran (y son) los llamadas archivo de preprints (un preprint es un artículo que aún no ha sido evaluado ni aceptado para su publicación en alguna revista), pero desde hace tiempo también permiten archivar postprints, es decir artículos ya publicados, así como cualquier tipo de material académico, como informes o materiales docentes.

Como a la vez que se publica, el material queda literalmente archivado, de aquí procede la expresión autoarchivo como una de las vías del Open Access (la verde, exactamente), ya que la operación de subir el material al repositorio suele ir a cargo del propio autor. Por lo tanto, la función principal de los repositorios, desde el punto de vista que nos interesa aquí, es el de autoarchivo.

También existen repositorios temáticos, donde los autores que trabajan en una determinada rama del conocimiento pueden publicar sus artículos, ya sea en modalidad pre (antes de que el artículo haya sido publicado) o post (una vez ha sido publicado).

.

network
Fuente: Flaticon

Redes sociales académicas

En los últimos años, hemos asistido al nacimiento y consolidación de las redes sociales académicas. Las de tipo generalista más importantes son:

  • Academia
  • ResearchGate
  • Mendeley

Las redes sociales académicas podríamos decir que son, en parte, los repositorios de la era de la Web 2.0 (y de la 3.0). En primer lugar, las podemos ver como redes sociales, por supuesto, ya que cumplen con las funciones básicas de las mismas: permiten la creación de perfiles de usuario, páginas de actualidad donde vemos las actividades de cada usuario y canales de comunicación e intercambio de informaciones entre los mismos.

Pero lo cierto es que pueden cumplir también con un rol de repositorios, desde el momento que los miembros de la red pueden publicar en ellas no solamente las referencias y enlaces a su producción, sino los documentos en sí mismos. En este caso se trata de unos repositorios con amplias funcionalidades de difusión y de acceso a diversos tipos de métricas.

Además, permiten dar a conocer nuestra producción, incluso sin necesidad de archivar nuestros materiales en las mismas. Por ejemplo, podemos utilizar como lugar de autoarchivo el repositorio de nuestra universidad y además, dar a conocer esta producción en la red social académica.

La función principal de las redes sociales es la comunicación y la colaboración entre sus miembros, pero la función de repositorios de la era de la Web 2.0 y 3.0 es cada vez más acusada.

Últimamente, no obstante, están recibiendo cierto grado de contestación, debido a su carácter de empresas u organismos privados. Algunos analistas consideran que las redes sociales académicas como las citadas, en especial la primera indicada en nuestra lista (Academia.edu), sin duda por su intento de monetizar su sistema (mediante una opción premium que requiere una suscripción de pago).

Redes sociales convencionales

Las redes sociales convencionales, en particular, Facebook, Twitter y LinkedIN también puede ayudar de forma considerable al SEO Académico. 

La estrategia aquí es idéntica al uso que tienen estas redes en el SEO convencional, a saber, apoyar la difusión de los materiales (artículos, reports, etc,) mediante posts y notificaciones en las redes mencionadas.

  Diagrama del SEO académico en forma de flujo de trabajo
El SEO académico visto como fases. La identidad digital es un requisito previo y se realiza (en teoría) una sola vez. Fuente: elaboración propia

El SEO académico en forma de fases

Es fácil ver que hay dos momentos principales: la publicación en abierto y la difusión activa en el SEO Académico, cosa que intentamos reflejar en la lista ordenada siguiente:

  1. Identidad digital
    • registro de un perfil unívoco
    • registro de variaciones de nombre
    • obtención de un identificador único
  2. Publicación:
    • open access
    • autoarchivo
  3. Difusión activa
    • redes sociales académicas
    • redes sociales convencionales
    • acciones complementarias

Hay una diferencia enorme entre el momento 1 (Identidad digital) y los demás: este primer momento se lleva a cabo una sola vez, mientras que los otros tres se deben reiterar para cada publicación. Por eso, en el diagrama hemos rodeado esta fase por unas líneas de puntos, y en la lista ordenada lo hemos marcado con cursiva. No obstante, por su importancia, hemos querido incluirlo en la lista precedente.

La publicación en abierto, ya sea mediante la publicación en modo open access o mediante el autoarchivo, conlleva una difusión implícita, podemos decir de tipo pasivo: por el mero hecho de subir un documento a un repositorio (o por haber sido publicado en open access), tal documento goza de una visibilidad potencial al poder ser indexado por  los buscadores o simplemente por estar disponible en un sitio web que tiene un determinado tráfico diario.

Por eso hemos añadido la idea de una difusión activa, que consiste en el uso de redes sociales académicas, redes sociales convencionales y cualquier otra clase de acciones complementarias, como la publicación de reseñas en blogs, etc.

Acciones complementarias

Las acciones complementarias de refuerzo (Mari Vàllez, 2016) se refieren a cualquier actividad que ayude a dar a conocer la publicación: puede ir desde poner un post en el blog personal del autor, o en la página del grupo de investigación, hasta enviar notas de prensa a los medios de comunicación o revistas especializadas, en concreto si conseguimos la ayuda del departamento de comunicación o del gabinete de prensa de nuestra institución.

Las principales editoriales académicas están tomando cada vez más en serio este aspecto, y suelen tener páginas web donde proponen o aconsejan acciones de promoción y difusión complementarias por parte de los autores, aparte las que ellas mismas, en el mejor de los casos, llevan a cabo, muchas veces desde sus plataformas digitales.

Otras acciones que se pueden llevar a cabo están limitadas solamente por la imaginación: algunas editoriales sugieren a los autores escribir reseñas de sus obras en plataformas tipo blog que ponen a su disposición. Otra estrategia puede consistir en contactar y facilitar una  copia del artículo (si es el caso) a los autores citados en el mismo, etc.

Forma parte de estas acciones, la monitorización o seguimiento del artículo, que podemos hacer a través de recursos como Mendeley, Kudos o Impactstory (ver guía), así como en las plataformas de las propias editoriales en la mayoría de los casos.

Mapa conceptual

Antes de pasar a la segunda sección, un mapa conceptual puede ayudar a relacionar ideas y recursos. Este mapa es interactivo, de modo que, al hacer clic sobre la imagen se abrirá en otra ventana y se podrá visualizar de diversos modos. Irá creciendo y teniendo nuevos nodos y recursos con el tiempo.

Mapa conceptual interactivo sobre SEO académico
Mapa conceptual interactivo sobre SEO académico

 

II – GUÍA DE HERRAMIENTAS
Y RECURSOS PARA EL SEO ACADÉMICO 


Identidad digital

ORCID

orcid
Orcid – Para registrar nuestro nombre y sus variaciones, y obtener una identidad-ORCID inequívoca (algo así como una matrícula de investigador) que podremos utilizar en nuestras publicaciones

Google Scholar – Perfil

scholar
Google Scholar, con un perfil de ejemplo. Podemos ver fácilmente la utilidad de abrir un perfil y declararlo público. En este caso hemos tomado el ejemplo del catedrático de la Universidad de Barcelona, Dr. Ernest Abadal

ResearcherID

rfesearcherid
ResearcherID es la solución de Web of Science para la identidad de los autores que forman parte de su base de datos.

Open Access

DOAJ

doaj
Directorio internacional de publicaciones Open Access. Aquí podemos buscar publicaciones de nuestro ámbito para elegir como destinatarias de nuestros trabajos publicaciones que sean de tipo Open Access. Informa también de otros aspectos, como si la revista aplica cobros por los gastos de procesamiento (si los hay) del artículo (a cargo del autor)

SHERPA/ROMEO

sherpa-romeo
Sherpa/Romeo facilita información específica de las condiciones de auto archivo, ya sea en pre o en postprint y otros aspectos de copyright de las publicaciones académicas (vía verde)

Repositorios – Redes sociales académicas

E-LIS

elis
Ejemplo de repositorio temático. E-LIS, dedicado a la Ciencia de la Información y la Biblioteconomía. Los autores de este ámbito pueden subir aquí sus publicaciones. Es un repositorio que aplica una moderada evaluación.

eRepositorio UPF

erepositorio-upf
Un ejemplo de repositorio universitario. En este caso, el de la UPF en las colecciones del Grupo de Investigación del autor de esta entrada. Casi todas las universidades ofrecen repositorios similares para sus estudiantes y profesores, y son uno de los inputs principales del buscador Google Scholar

OpenDOAR

opendoar
OpenDOAR permite buscar repositorios académicos de todo el mundo.

Ranking Web de Repositorios

rankingrepositorios
Ranking Internacional de repositorios en función de las características de los sitios web de los mismos.

 

Academia.edu

academia-edu
La red social académica, Academia.edu, donde además de los usos habituales de todas las redes (comunicar y cooperar) podemos usarla como repositorio que otorga especial visibilidad a los trabajos subidos en él. Proporciona también métricas sobre los trabajos y sobre el perfil del autor. Ejemplo de perfil del profesor de la UPF, Dr. Pere Freixa.

ResearchGate

researchgate
La red social académica ResearhGate, con aspectos funcionales muy similares a Academia.edu. En este caso ilustrado con el perfil de la profesora de la Universidad Internacional de Cataluña, la Dra. Ariadna Fernández-Planells

Mendeley

mendeley
Mendeley es ante todo un sistema de gestión de información bibliográfica, pero también una red social. En este caso la página del feed (o muro) de un miembro de la red (este autor en este caso).

Acciones de soporte complementarias – Software

Kudos

kudos
Kudos se comporta como una auténtica sala de control promocional para los trabajos de un autor. Exige dedicación, porque requiere del autor un tratamiento específico para cada artículo. Ayuda a la difusión en las redes y a seguir los resultados.

Impactstory

impacstory
Impactstory ayuda a seguir y analizar el impacto (citaciones y menciones) del trabajo de un autor en las redes sociales. Proporciona vistosos gráficos y análisis detallados del “rendimiento” de cada publicación.

 Publish or Perish

Publihs or Perish: software
Publish or Perish: software de búsqueda bibliográfica y de análisis de citaciones basado en Google Scholar y Microsoft Academic Search. Permite, entre otras cosas, monitorizar la producción de un autor. También permite búsquedas temáticas o por títulos de publicaciones.

Conclusiones

Publicar no es fácil (olvidemos los predatory publishers), pero atraer citas aún es más difícil. Sin embargo, cada vez más los autores son evaluados no solamente con base a su capacidad para publicar artículos, sino de su capacidad para ser un autor citado.

De hecho, hay al menos un tipo de evaluación (en España) que depende casi exclusivamente de las citaciones (no del número de publicaciones), se trata de las evaluaciones denominadas tramos de investigación o “sexenios”, donde el investigador tiene que argumentar los indicadores de calidad de sus publicaciones en base, principalmente, a las citaciones recibidas.

Al mismo tiempo, el número de publicaciones no deja de crecer, entre otras cosas porque afortunadamente el número de autores en condiciones de hacerlo también crece. Naciones enteras de Asia, América y África que antes estaban prácticamente fuera del sistema de la ciencia, ahora aportan una importante producción regular de artículos científicos de calidad en revistas indexadas.

Una forma de conseguir visibilidad para nuestros trabajos y aumentar así la probabilidad de ser citados es aplicar los principios del SEO Académico que hemos presentado aquí. Por ello, su conocimiento es esencial por parte de investigadores, muy especialmente de aquellos que están en el inicio de su carrera académica.


Sobre SEO Académico

Sitios web de las principales editoriales con consejos de promoción para sus autores

Anexo – Preprints

Existe una variación que se utiliza en Física (y otras disciplinas en el ámbito de las  ciencias experimentales) que consiste en publicar la versión del artículo antes de pasar la evaluación por pares. Esta versión se denomina preprint. Los primeros repositorios aparecieron en el ámbito de la Física precisamente con este fin.

Actualmente, los repositorios incluyen no solamente preprints, sino también postprints, y esto ha dado lugar al concepto de e-prints. Este es un concepto paralelo e indepediente de los temas que hemos tratamos aquí (aunque es compatible), porque no se refiere al momento del SEO, sino a la versión del artículo en relación a su evaluación por pares.


[Icons from www.flaticon.com:  research by Freepik | market-research by Freepik | archive by Madebyoliver | network by Madebyoliver]