Bancos de fotografía y vídeo: guía básica + directorio

Página de resultados del banco de imágenes y fotografías Flickr
Fuente: Flckr. Palabra clave “landscape” filtrada para imágenes CC.

Edición Septiembre 2017

Guía básica y directorio de bancos de imágenes (fotografías y vídeo, así como gráficos e iconos) que pueden utilizarse en medios de comunicación y en producciones audiovisuales. 

Para poder entender su uso presentamos en primer lugar una guía básica complementada por una lista de las preguntas más frecuentes.  El directorio incluye bancos comerciales y gratuitos.

Primera Parte: guía básica


Fotografía de stock vs fotografía comisionada

La idea de la fotografía de stock se opone a la idea de la fotografía comisionada. En una producción audiovisual o en un medio de comunicación podemos utilizar imágenes encargadas expresamente a tal efecto, o imágenes procedentes de un archivo o stock. Los bancos y los repositorios contienen imágenes (fotografía o vídeo) disponibles para su reutilización. Esta disponibilidad se debe a que disponen de licencias de pago o bien disponen de licencias de uso gratuito. En ambos casos, se trata de imágenes con una parte de sus derechos liberados por su autor o propietario para que puedan ser utilizadas públicamente sin problemas de derechos de autor.

Bancos de imágenes comerciales

Requieren una contraprestación económica por el uso de cada imagen o video, que puede ir desde una fracción de euro en contratos de suscripción a decenas o centenares de ellos, según la calidad, la exclusividad y el uso del producto, Las imágenes sujetas a compensación económica se facilitan para su uso, a su vez, a través de dos tipos de licencia básicas: right managed y royalty free.

La idea principal es que una imagen nunca se adquiere, lo que se adquiere es una licencia de uso determinada. A grandes rasgos, las de right managed garantizan exclusividad durante un determinado tiempo, a cambio, a veces, de tarifas más altas. Las de royalty free no garantizan ninguna exclusividad, a cambio sus tarifas pueden llegar a ser (mucho) más bajas.

Bancos de imágenes gratuitas y licencias Creative Commons

Proporcionan imágenes bajo licencias que permiten su utilización (copia y distribución) de forma gratuita. Es decir, no requieren ninguna contraprestación económica, lo que no significa que su utilización esté (necesariamente) libre de toda restricción de uso. Concretamente, las 6 clases de licencias tipo Creative Commons difieren en la amplitud de derechos cedidos, pero todas exigen que se atribuya la autoría de la imagen a su autor.

En los últimos años, ha aparecido una clase de licencia Creative Commons, la denominada CC0 Universal, que no exige reconocimiento, es decir, no exige atribuir la obra a su autor. Como esto va en contra de la normas legales de propiedad intelectual de muchos países, la licencia CC0 indica lo siguiente (el destacado es nuestro):

La persona que ha asociado una obra a éste documento ha dedicado la misma al dominio publico, liberándola de forma mundial y en la medida que lo permita la ley, de todos sus derechos de propiedad intelectual, incluyendo todos los derechos conexos.

Lo que significa lo anterior, es que si encontramos imágenes con licencia CC0 podríamos, según decisión de su autor, no solamente utilizar libremente la imagen (copiarla, distribuirla, editarla, etc.) sino que no tendríamos obligación de citarlo. Nuestra recomendación, no obstante es atribuir la autoría. Debemos hacer tal cosa no solamente por una razón legal, sino por un acto de transparencia. 

Adicionalmente, algunas licencias, aunque no sean de tipo Creative Commons, permiten su uso gratuito, pero a vaces con la exclusión de fines comerciales, o no permiten que sean editadas, etc. Hay que leer con atención las condiciones de cada imagen para saber qué uso se puede (o no) hacer con ellas según el tipo de licencia con la cual permiten su utilización.

Buscadores de imágenes

La diferencia entre un banco y un buscador es que este último no contiene las imágenes en sí, únicamente nos proporciona un enlace al sitio donde la imagen está almacenada realmente.

Nos aportan la ventaja de poder consultar con una misma búsqueda los índices de múltiples sitios a la vez, pero tienen el inconveniente de que no controlan la información directamente, lo que puede dar lugar a enlaces rotos o errores de interpretación, p.e. en el tipo de licencia, así como a limitaciones en la búsqueda avanzada, etc.

En el caso de Google o Bing es imprescindible usar la búsqueda avanzada para poder filtrar por imágenes “que se puedan usar o compartir libremente”. Los otros buscadores solo proporcionan imágenes con licencias gratuitas, cosa que, recordemos, no siempre implica libertad total de uso, por lo que hay que revisar en cada imagen qué indica la licencia concretamente.

Galería de vídeos del banco de imágenes, fotogragrafía y vídeo Getty Images
Galeria de vídeos del sector editorial en Getty Images

Preguntas más Frecuentes

¿Porqué no puedo usar imágenes que he encontrado en Google?

A menos que usemos la búsqueda avanzada, ni Google ni otros buscadores se preocuparán por filtrar imágenes que dispongan de autorización para poder ser copiadas y utilizadas libremente por terceros. Tampoco se preocupan, ni mucho menos, por la existencia de otros derechos asociados a las imágenes, como los derechos del modelo o de la propiedad, ni siquiera con la búsqueda avanzada.

Podemos usar Google para buscar imágenes para nuestros proyectos siempre que usemos la búsqueda avanzada y activemos el filtro “páginas que se puedan usar y compartir libremente, aún con fines comerciales”. Aún así, hemos de confirmar esta clase de licencia en el sitio en cuestión y recordar que no resuelve otros problemas (como el derecho del modelo o de propiedad).

¿Qué es el permiso del modelo o de la propiedad?

Disponer de la licencia de uso de una imagen, sea de tipo comercial o de dominio público, no soluciona todos los aspectos legales. Si aparecen personas reconocibles es necesario disponer de un permiso por escrito de la persona para poder utilizar la imagen, salvo para usos editoriales (y aún así podemos tener problemas). Lo mismo sucede con marcas comerciales, logos, edilicios singulares, etc. En este caso, se dice que se requiere el permiso de la propiedad.

¿Si una imagen no indica nada puedo usarla en mis proyectos?

No. Las imágenes gozan de forma automática de una protección total de derechos a favor de su autor, aunque no se indique nada al respecto. El simple acto de creación proporciona esos derechos a su autor de forma directa. En proyectos de comunicación, sean de tipo editorial o creativo, solamente podemos utilizar imágenes de las que tengamos una licencia explícita de uso, ya sea una licencia de pago o una licencia gratuita.

¿Qué son las licencias Creative Commons?

Son una forma práctica, internacionalmente aceptada, de informar sobre qué derechos tiene reservados una determinada obra, como una fotografía. El derecho de propiedad estándar reserva todos los derechos de modo automático para su autor, entre ellos el de uso y distribución.

En cambio, con las licencias Creative Commons, el autor de la obra puede modular estos derechos y reservarse solamente algunos (en lugar de todos). En concreto, las Creative Commons permiten el uso y la distribución sin necesidad de contraprestación económica. Pero pueden imponer otras restricciones, como la atribución (citación) o la limitación a usos que no sean comerciales.

A diferencia de los derechos de autor, que otorga la ley de manera automática, una licencia Creative Commons necesita la voluntad expresa y explícita de su autor para su generación.

Las 6 clases de licencias CC “normales” varian en cuanto al detalle de los permisos (usos comerciales, edición, etc.), pero todas protegen al autor que desea permitir el libre uso de su obra, ya que preserva sus derechos morales obligando al reconocimiento de su autoría. También protege a quien desea usar las imágenes, ya que de este modo conoce qué usos permite exactamente.

Existe además, un tipo especial de licencia Creative Commons, la CC0, cuya cesión de derechos es tan amplia que el autor ni siquiera exige la atribución.  Es una clase relativamente nueva y que se aparta de la normativa internacional al respecto, por lo cual, su estatus es un tanto extraño. El autor permite que no le sea atribuida la obra, y sin embargo en algunos países (como el nuestro) tal cosa es un derecho irrenunciable. Nuestra recomendación es citar al autor también en esta clase de obras.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que las licencias Creative Commons no representan una garantía muy fuerte para los usuarios de las mismas. El motivo es que no existe ningún registro central donde quede relacionado de forma no ambigua una imagen con la licencia correspondiente. En teoría, solamente pueden liberar de parte de sus derechos a las imágenes, sus propios autores, pero no hay un mecanismo que asegure tal cosa. Cualquiera puede poner una declaración CC en una obra que no sea de su propiedad, por mencionar un ejemplo. 

¿Porqué usar licencias de pago si existen licencias gratuitas?

Los motivos son amplios y variados: las imágenes con licencia comercial tienen una calidad que no siempre encontramos en imágenes gratuitas, así como más tamaños disponibles. Además, los bancos de imágenes comerciales proporcionan mejores servicios de búsqueda, cosa que a veces tanto en proyectos creativos como editoriales, marca una diferencia definitiva para el profesional que debe completar su proyecto con la mayor calidad posible y dentro de determinados plazos.

Las licencias Creative Commons, por ejemplo, resultan poco claras en la versión que impide usos comerciales, porque no está claro cuál es el límite. Por otro lado, solamente los bancos de imágenes comerciales aseguran todos los aspectos legales que rodean el uso de la imagen, incluyendo el derecho del modelo y el de la propiedad.

Por último, solamente los bancos comerciales suelen ofrecer imágenes editoriales, es decir, procedentes de la cobertura de hechos de actualidad. Dicho esto, es evidente que en contextos como el educativo, por ejemplo, en el entrenamiento de estudiantes en el uso de imágenes en proyectos simulados, lo que tiene más sentido son las licencias gratuitas. En cambio, en usos profesionales, lo cierto es que las licencias de pago no amenazarán nunca ningún presupuesto porque existen todo tipo de esquemas de pago, incluyendo licencias a costes realmente muy bajos.

¿Si pago por una imagen, significa que la he comprado?

No. En general, no compramos un imagen, sino una licencia de uso. Concretamente, en los bancos comerciales, nunca compramos una imagen, sino una licencia de uso que a puede ser extremadamente precisa o extremadamente amplia. En el caso de los bancos gratuitos bajo licencias Creative Commons también compramos una licencia de uso. Sucede que es tan amplia en algunos casos que se parece mucho al hecho de comprar algo (aunque no sea así). 

¿Gratis es lo mismo que libre?

No. Esta es una de las principales confusiones que hay que deshacer en el uso de imágenes. Que el uso de una imagen sea gratis no significa que sea libre. Muchas imágenes con licencias gratuita, como las de tipo Creative Commons, imponen restricciones de uso. Una muy común es limitar el uso a proyectos no comerciales. Y las  6 clases de licencias “normales” de Creative Commons imponen la atribución, es decir, el reconocimiento de la autoría de la imagen. Este se debe hacer en alguna página de créditos donde se haya publicado la imagen o en el pie de la misma. La única clase de imágenes cuya gratuidad se aproxima mucho a la idea de imagen (totalmente) libre son las que han sido liberadas bajo una licencia Creative Commons CC0 Universal, que no exige reconocimiento de la autoría y permite cualquier tipo de uso, incluyendo usos comerciales. 

¿Qué significa “no para usos comerciales”?

“No para usos comerciales” es una de las restricciones que contemplan algunas licencias Creative Commons y otras. No implica, exactamente, que no puedan usarse con fines comerciales, sino que tal cosa no puede hacerse sin permiso del autor. La licencia indica literalmente lo siguiente: “si otras personas usan, comercian o copian su trabajo, no pueden hacerlo por compensación monetaria o ganancia financiera, a menos que tengan su permiso”.

Un problema para quienes deseen usar esta clase de obras es que no está claro qué se entiende por usos comerciales más allá de lo que indica la licencia. Por ejemplo, parece claro que no se puede cobrar por ellas, ni usarlas para la campaña de publicidad de un refresco, por ejemplo. Pero ¿se pueden usar en campañas de publicidad si es para una causa?

Una posible norma (que tampoco garantiza que haya problemas) podría ser no usar nunca estas imágenes en proyectos creativos. Otra norma más radical, sería no usar nunca imágenes que contengan esa limitación más allá de usos clamorosamente obvios, como en proyectos académicos sin ánimos de lucro  o en actividades educativas.

¿Qué significan las categorias Creative y Editorial?

Los video o fotografías de tipo “creative” son obras que no están vinculadas con acontecimientos de actualidad. Pueden ser obras de estudio o de exteriores.y sob obras de creación libre. Suelen disponer de permiso del modelo o de la propiedad. Están pensadas para el sector de la publicidad y para otras obras de creación que requieran imágenes. Los vídeos o fotografias de tipo “editorial” proceden del fotoperiodismo en su mayoría, o en todo caso, están vinculadas con hechos de actualidad (o que alguna vez lo fueron). No suelen disponer de permiso del modelo, pero se considera que pueden usarse, precisamente, para usos editoriales, por ejemplo, informativos y noticiarios.

¿Porqué usar right managed y no royalty free?

Si queremos exclusividad en el uso de una imagen, solamente lo podemos garantizar mediante licencias de tipo right managed. Además, nosotros no decidimos el tipo de licencia. Puede ser que una imagen, por ejemplo, una imagen editorial, solamente disponga de un tipo de licencia right managed. Este tipo de imágenes son exclusivas. Por ejemplo, si necesitamos una imagen de la plaza del Puerto de Barcelona o de la plaza del Zócalo en México con motivo de algún acontecimiento concreto del pasado, necesitamos una imagen de tipo editorial, y en este caso no podemos elegir el tipo de licencia. Por el contrario, si necesitamos una imagen de tipo creativo para ilustrar un concepto determinado, entonces seguramente tendremos amplia libertad de elección en el tipo de licencia. Muchas imágenes distintas pueden servir para ilustrar el mismo concepto.


Segunda Parte: Directorio


Bancos Comerciales

Una fotografía como parte de la gaelría de imágenes la página principal de Flickr
Parte de la página principal de Flckr, posiblemente el repositorio unitario más grande de imágenes, una parte importante, bajo licencias de dominio público.

Bancos gratuitos

Buscadores de imágenes

En el caso de Bing y Google es necesario desplegar el filtro para seleccionar “imágenes que se puedan compartir libremente” -Google- o bien el filtro “creative commons o dominio público” -Bing-

Para saber más