Anatomía y tipología de hiperenlaces: la base para el SEO y la comunicación social


browser-1

Hiperenlaces: la facilidad con las que nos desplazamos por la Web mediante clics sucesivos en los enlaces que vamos encontrando en sucesivas páginas, oculta los detalles de la complejidad real que se esconde tras ellos y que, sin embargo, un profesional de la comunicación social debería conocer.

Ideas principales sobre SEO y Enlaces

  • Los medios de comunicación necesitan atraer enlaces de entrada para mejorar no solamente su visibilidad sino también su credibilidad.
  • Entender la retórica de los enlaces ayuda a pensar de forma hipertextual y conseguir que la comunicación encaje mejor en el ecosistema digital.
  • Comprender la lógica y la tipología  de los hiperenlaces nos permite influir en cómo interpretan los buscadores nuestro sitio web.
  • Conocer el rol de los enlaces en la autoridad de un sitio es determinante para incrementar la visibilidad de un medio de comunicación.

Si solamente aspiramos a navegar por la web, no necesitamos saber más sobre hiperenlaces. Pero si formamos parte del sector de la comunicación social y no solamente queremos usar la web, sino contribuir a ella, entonces todo cambia radicalmente. Los profesionales de la comunicación van a necesitar que tales contribuciones tengan la máxima visibilidad, para lo cual necesitarán entender de qué manera se relacionan los enlaces con el posicionamiento web y el SEO (Search Engine Optimization), incluso cómo van a afectar a la reputación que su sitio tiene a los ojos de Google.

Teoría de Hipertextos

La World Wide Web se basa en un modelo conocido como Hipertexto, que tuvo su desarrollo teórico mucho antes de que existiera la misma. Uno sus padres intelectuales es el ensayista, investigador y visionario Ted Nelson, a quien debemos un enorme reconocimiento por su trabajo, pero por desgracia es un desconocido para la mayoría. Vayan estas líneas como un modesto homenaje a su figura.

Nelson llamó a su proyecto Xanadu, y en su visión (mucho antes, no ya de la Web, sino de la propia Internet) había una red de ordenadores donde los textos publicados en un servidor podían enlazarse con los de otros servidores, e incluso un texto podía estar construido con trozos o partes de otros textos conectados mediante hiperenlaces. Y de aquí acuñó Nelson su idea de un hipertexto como un texto que admite lecturas no lineales. Un texto que no tiene ni un inicio ni un final determinados y cuyas formas de recorrido no las establece el autor del texto, sino el lector.

files

El proyecto Xanadu como tal nunca se hizo realidad, pero generó mucha literatura académica y ensayísticaTim Berners-Lee, conocía bien estas teorías y  tomó las ideas básicas de los hipertextos para su concepción de la World Wide Web. No podemos por este motivo restar ni un ápice de reconocimiento a Berners-Lee porque su contribución fue original y la única forma en la que al final se hizo realidad Xanadu, pero siempre lamento que la aportación seminal de Nelson haya quedado barrida por el olvido.

Llegados a este punto, vamos a presentaremos una terminología básica que nos permitirá partir de una base común para entender la anatomía y las funciones de un hiperenlace, particularmente en el contexto del SEO y de las publicaciones digitales donde desde la más modesta revista digital hasta el cibermedio más importante del mundo debería basarse en el uso más adecuado y optimizado posible de los (hiper)enlaces.

Terminología básica hipertextual

TérminoExplicación
HipertextoUn hipertexto es un conjunto de cosas, llamadas, nodos enlazadas entre sí. Por ejemplo, las distintas páginas enlazadas entre sí que forman parte de un sitio web es un hipertexto. Pero la web en su conjunto, con páginas de distintos servidores de distintos lugares del mundo enlazadas entre sí, también son un hipertexto. De una escala mucho mayor, claro, pero sigue siendo un hipertexto. Esto, lo único que hace es poner de relieve la profunda naturaleza fractal de la web.
El término, originalmente, ponía el énfasis en la posibilidad que ofrece un texto organizado como un hipertexto en facilitar una lectura no secuencial del mismo. De aquí, el prefijo “hiper” (hyper en el original). Más tarde, con la digitalización de componentes multimedia, se acuñó el término hypermedia para extender la idea del hipertexto a componentes no textuales.
Nodo Una parte componente de un hipertexto. Por ejemplo, una de las páginas de un sitio web, pero también un componente multimedia, como una imagen o un vídeo que forme parte de una web. Solo es necesario que este componente (multimedia o no) forme parte de un sistema de enlaces.
HiperenlaceLa unión entre dos nodos. Por ejemplo, la unión entre la  página A y la página B (pueden ser del mismo sitio o de dos servidores distintos). Sinónimo: enlace.
AnclajeEl punto de inicio y el punto de destino de un enlace. Para que la página A pueda enlazar a la página B, es necesario que haya un anclaje de inicio en la página A, el cual lleva a la página B, que corresponde al anclaje de destino. Por ejemplo en este enlace las palabras “este enlace” forman parte del anclaje, en este caso como punto de inicio del enlace hacia la página principal de IMDB, que es el punto de destino.
ComposiciónAhora ya podemos decir que un hipertexto se compone de: nodos, enlaces y anclajes. También que un hipertexto es un conjunto de nodos unidos mediante enlaces mediante puntos de inicio y destino de tales enlaces marcados mediante anclajes.

 link

Enlaces en páginas web

Las ideas contenidas en la tabla anterior, formuladas desde finales de los años 60 principalmente por Nelson pero también por otros muchos pensadores, dieron lugar como ya sabemos, en los 90 a la creación de la Web de la mano de Berners-Lee.

Ahora bien, si descendemos del bello terreno de la teoría al necesario terreno de la realidad, sucede que en contexto de la web, los enlaces (una forma más breve de referirse a un hiperenlace que se ha impuesto por una comprensible economía de lenguaje) se manifiestan tanto en la navegación como en el contenido de las páginas.

Concretamente, un caso común de enlaces son los que forman parte de los menús u opciones de navegación de un sitio web, como mostramos en la siguiente captura.

hipereblaces: enlaces de un menu principal - PBS

Los enlaces son omnipresentes en la web. En la imagen destacamos los dos grupos de enlaces del menú principal del sitio de la televisión publica de EEUU. PBS.

Otro tipo de enlaces (pero no termina aquí su tipología, ya que la misma admite otras facetas de análisis) son los que forman parte de un texto, es decir, los que están incluidos en el contenido de un sitio, como muestra la captura siguiente.

enlaces: ejemplo de enlace de texto

Un enlace incrustado en un texto. El ejemplo también es del sitio de la PBS.

Se da la circunstancia de que, este tipo de enlaces en concreto, están entre los más valiosos para el SEO porque Google los interpreta como enlaces editoriales. Pero, para entender de forma adecuada la influencia de los enlaces en el SEO necesitamos considerar el concepto de código fuente, antes de proseguir.

Los hiperenlaces en el código fuente

Se denomina código fuente a la página web cuando se considera desde el punto de vista del lenguaje HTML que es, a su vez, el lenguaje técnico (oculto) con el que se crean las páginas web. Es decir, para que una página presente un aspecto determinado en un navegador y proporcione una serie de funciones, como permitir un hiperenlace, es necesario que la misma esté codificada (marcada es el término técnico).

Esto se lleva a cabo mediante una serie de códigos o etiquetas que quedan ocultos para los usuarios humanos (no así para los robots que pululan por la web) y cuya utilización y significado viene dado por un lenguaje llamado HTML (HyperText Marckup Language).

Nosotros vemos siempre las páginas web como el resultado de su interpretación por un navegador, pero los buscadores como Google, en cambio ven el código fuente directamente en lugar de su interpretación. Dos capturas ilustrarán esta idea.

paginwebcompleta

Página web tal como la vemos gracias al navegador

La siguiente captura muestra el código fuente de la misma página (podemos verlos nosotros mismos en cualquier página si buscamos la opción “ver código fuente” en nuestro navegador.

codigofuente

Esta (horrenda) captura de pantalla corresponde a una parte del código fuente de la página anterior

¡Hola mundo!

Afortunadamente, para entender la anatomía y las funciones de un enlace no necesitamos manejar, y ni siquiera entender, el código fuente de la captura anterior. En su lugar, veremos una versión muy simplificada, pero real, del código fuente de una página muy, pero que muy simple (pero página web al fin y al cabo con el mismo derecho que la página de la PBS) con solamente tres líneas, una de las cuales incluye un enlace.

ejemplo de página web simple

Una página web completa, pero muy simple, vista con un navegador

Ahora veamos el código fuente de la página anterior:

codigo fuente enlace

Código fuente HTML de la simple página anterior. Obsérvese la línea 12 donde aparece el código fuente de un enlace, en este caso, al sitio IMDB.

En la línea 12 podemos ver el código fuente del enlace, en el que podemos apreciar tres partes bien diferenciadas:

  • Un elemento HTML (de color azul en la imagen) que indica el comienzo de un hiperenlace: <a href … >
  • La parte afectada por el elemento HTML y por tanto, la parte rodeada por las etiquetas <a … > y </a>: IMDB. Después veremos que esta parte también se denomina anchor text.
  • El cierre del elemento HTML: </a>

Volveremos sobre estos aspectos del código fuente un poco más adelante.

Enlaces de entrada y enlaces de salida

Antes de seguir, ahora necesitamos considerar dos tipos de enlaces:

  • De entrada: son los que recibe una página web procedentes de otras páginas web. Por ejemplo, si la página A es enlazada desde la página B, se dice que la página A tiene 1 enlace de entrada. 
  • De salida: son los que parten de una página web hacia otras páginas. Por ejemplo, si la página A tiene enlaces de salida a las páginas B, C y D, se dice que la página A tiene tres enlaces de salida, etc. 
enlaces-entrada-salida

En esta web en miniatura con solo cuatro páginas, la página A tiene tres enlaces de salida: hacia B, C y D. Por su parte, B tiene dos enlaces de salida: hacia A y C ; y las cuatro tienen un enlace de entrada. La página C no tiene enlaces de salida.

La parte esencial que hemos de considerar aquí es la siguiente: originalmente, el único propósito de los enlaces era facilitar la navegación, ya fuera entre páginas de distintos servidores o entre páginas del mismo sitio. 

Con el tiempo, sin embargo, y de la mano de Google principalmente, adquirieron otra función adicional: informar sobre la autoridad relativa de los sitios de Internet, en primer lugar en base al número de enlaces de entrada que cada sitio recibe; y en segundo lugar basándose en las características de estos enlaces.

De este modo, los enlaces de entrada pueden ser un elemento positivo para la autoridad de un sitio, negativo neutro. Cuando es positivo, es porque los enlaces de entrada proceden de sitios de calidad y transmiten autoridad. Cuando es negativo es porque proceden de esquemas de enlaces (lo veremos más adelante) y si es neutro es porque proceden de enlaces del tipo “nofollow” (lo veremos también más adelante).

SEO y enlaces editoriales

Seguramente, la distinción más importante con relación a los enlaces de entrada desde el punto de vista del SEO es la siguiente:

  • Enlaces editoriales
    Son los enlaces no pagados. Por tanto, son enlaces que el autor de una página incluye (hacia otra página) como parte de su (buena) apreciación del sitio que enlaza. Por ejemplo, esta misma página tiene varios enlaces de salida a otras páginas en función de la utilidad de las mismas para complementar o ampliar el enfoque de este artículo. Como autor de la página, los he incluido porque creo en su utilidad. Como son el resultado de mi decisión como autor de este artículo, se dice que son enlaces editoriales. Entre los editoriales, a su vez, Google diferencia entre aquellos que están situados en el contenido o en algún menú de navegación, siendo los primeros los más importantes.
  • Enlace comprados
    Son los enlaces por los que se paga (a cambio de recibirlos). Existe un mercado de compra y venta de enlaces por la misma razón que podemos comprar seguidores en una red social: un simple caso de oferta y demanda. Para Google los enlaces comprados son una mala práctica, y si los detecta, puede expulsar al sitio que los ha comprado de su índice, o hundirlo en posiciones remotas. La única forma de poder comprar enlaces y que Google no penalice el sitio es declarándolos como publicidad mediante una codificación (“nofollow”) que veremos más adelante.

Otros dos conceptos importantes para considerar:

  • Autoridad
    Los enlaces transmiten autoridad a una página por el mismo principio que las citas en las publicaciones académicas transmiten autoridad a los artículos científicos, y por el mismo principio que una revista académica con muchas citas se considera una autoridad en su campo. Una página con mucha autoridad sobre un tema es más probable que quede bien posicionada y que sea muy visible en la página de resultados de Google. Por acumulación, un sitio que tenga muchas páginas de autoridad, será un sitio con mucha autoridad sobre los temas que trata.
  • Esquemas de enlaces
    Google considera que existen esquemas de enlaces cuando se establece un acuerdo (con o sin intervención de pagos) entre responsables de sitios para enviar o para recibir enlaces, o incluso para enlazarse mutuamente. El concepto de esquema de enlaces es, por tanto, negativo. Si Google detecta una página que forma parte, o se beneficia de, un esquema de enlace, la penalizará. Esto parece lógico, porque si los enlaces que provienen de esquemas de enlaces, pudieran transmitir autoridad, los buscadores no podrían garantizar que los primeros resultados fueran los más relevantes.

A partir de lo anterior, podemos señalar que el motivo por el cual los enlaces son tan importantes para el SEO y, por tanto para la visibilidad y la reputación de la información que se publica en Internet, son los siguientes:

  • Google considera cada enlace de entrada, de tipo editorial, como un voto o una transferencia de autoridad de la página que envía el enlace hacia la página enlazada.
  • Las páginas más enlazadas por páginas que, a su vez, son muy enlazadas, pueden ser consideradas páginas de autoridad en su tema. Para ello, es necesario que el conjunto de enlaces que recibe la página considerada le parezca natural a Google (que no parezcan enlaces comprados ni pactados), que y las páginas que envían los enlaces están temáticamente relacionadas.
  • Como consecuencia, cada página tiene una autoridad que procede de los enlaces de entrada que recibe (similar a la autoridad de un artículo científico, que depende de las citas que recibe). Esta autoridad la transmite a las páginas a las que enlaza, pero de forma que cada enlace de salida transmite una fracción de la autoridad total de la página. Por ejemplo, si la página A tiene una autoridad igual a 60 puntos (imaginemos una escala de 0 a 100) porque recibe muchos enlaces de entrada, y si la página A tiene tres enlaces de salida, cada enlace de salida transmite una autoridad de 20 puntos a cada una de las páginas que los reciben.
  • Por otro lado, los enlaces de salida de un sitio también aportan una información que Google tiene en cuenta. En efecto, si hay una gran coherencia temática entre los enlaces de entrada y los de salida de una página, la misma tendrá más autoridad sobre ese tema a ojos de Google.
  • Finalmente, los enlaces de entrada también pueden ser un factor negativo. Si un sitio recibe enlaces de sitios de mala reputación (páginas de descargas ilegales, sitios penalizados por Google, pornografía, etc.), este sitio puede quedar desacreditado a ojos de Google. Lo mismo sucede si Google considera que los enlaces de entrada no son editoriales sino que forman un esquema de enlaces.

A partir de los puntos anteriores, los responsable de SEO de una publicación digital querrán recibir tantos enlaces de entrada de tipo editorial como les sea posible. Pero además, deberán ser enlaces que tengan relación temática con las páginas que enlazan y deben cumplir aún otras condiciones, como la que se refiere al título y al anchor text de un enlace de salida, cosa que veremos cuando hayamos considerado primero ¡y por fin! la anatomía de un enlace.

El codigo fuente de un hiperenlace

Ahora nos vamos a concentrar en esta parte del código fuente que hemos visto un poco más arriba:

codigoenlace

El código fuente que interviene en la creación de un enlace

Vamos a examinar sus componentes:

  • Los símbolos < … > y </… > sirven para indicar al navegador donde empieza y acaba una etiqueta HTML.
  • a es la etiqueta que le dice al navegador que lo que sigue es un enlace. En concreto, “a” corresponde a la palabra anchorage (anclaje). Por tanto, cuando el navegador encuentra la cadena que empieza por <a href …, sabe que está ante un hiperenlace.
  • href es la contracción de la expresión hypertext reference, y lo que sigue es el punto de destino, en este caso, la página principal de la web de IMDB (www.imdb.com).
  • El texto IMDB es el llamado anchor text o texto de anclaje. Es una parte importantísima para el SEO. Normalmente aparece de color azul o subrayado (o ambas cosas. Cuando pasamos el cursor por encima, éste cambia de forma (aparece el icono de un dedo índice). Hacer clic en este anchor text es lo que activa el enlace. Vamos a considerarlo por separado debido a su importancia.
anchortextahrefs

Este diagrama muestra, en paralelo, el anchor text en el contexto de una página (izquierda) y en el código fuente. Ilustración de Ahrefs

Anchor Text

Los enlaces y, dentro de ellos, el anchor text son una de las principales obsesiones de los profesionales del SEO. Las principales razones:

  • Google considera el texto del anchor text como parte del contenido de la página de destino. Sí, parece extraño, el anchor text está en una página externa, ¿cómo es que lo considera parte de la página de destino? Bueno, podría decir: “pregúntele a Google”. Pero es fácil comprender la razón: si muchas páginas web apuntan a otra con el mismo texto de anclaje, por ejemplo, con la palabra “cine”, Google deduce que esa página trata sobre cine. Fácil, ¿no? De hecho, Google considera que el anchor text puede llegar a ser más revelador de la temática de una página que el propio contenido de la página (esto es, no siempre se fía de lo que los autores de una página decimos sobre ella misma).
  • Cuantos más enlaces apunten a un página, Google considera que más autoridad tiene esa página, Entonces, el texto de anclaje orientará a Google sobre los temas en los cuales esa página puede ser considerada una autoridad.
  • Ahora bien: si todos los enlaces que apuntan a una página (o la inmensa mayoría) tienen el mismo anchor text, Google puede considerar que forman parte de un esquema de enlaces (y puede expulsar a la página de su índice). La razón es que se considera improbable que enlaces editoriales coincidan todos en el mismo anchor text. Probablemente, si examinamos los anchor text que recibe la página de IMDB encontraremos que muchos, posiblemente la mayoría usan efectivamente, “IMDB”, pero muchos otros usarán “Internet Movie Database”, e incluso muchos otros usarán “haga clic aquí”, etc.
  • Los responsables del SEO de un sitio preferirán conseguir enlaces de entrada que muestren una cierta variedad en sus anchor text. Sucede que, en teoría, el responsable de un sitio no puede terminar cómo son los anchor text de sus enlaces de entrada editoriales (precisamente por ser editoriales), salvo en unos pocos casos.

Tipología de anchor text

Siguiendo una de las excelentes guías de Ahrefs podemos señalar esta tipología de anchor text:

  • Exactos. Son aquellos en los cuales el anchor text coincide con la palabra clave para la cual nos gustaría posicionar una página. Por ejemplo, si un cibermedio ha publicado una página sobre el Festival de Cannes, un anchor text exacto consistiría en uno con esa misma frase, como en este: Festival de Cannes
  • Genérico. Cuando es inespecífico. Como en éste: haga clic aquí. Tiene una (merecida) pésima fama en SEO. Pero a veces es inevitable.
  • Semántico. Cuando utiliza una variación semántica de la palabra clave. Como en este: un sitio para estudios fílmicos.
  • Imagen. Cuando es una imagen el punto de inicio del enlace (se toma como anchor text los metadatos de la imagen), como en cualquiera de las imágenes de esta página que contienen enlaces.

El sueño de cualquier SEO es que los enlaces de entrada a las diferentes páginas de su sitio presenten una distribución entre todas (a ser posible) las clases de enlaces anteriores, a fin de ahuyentar el fantasma de las penalizaciones de Google cuando cree estar delante de un sitio que utiliza esquemas de enlaces.

Recordemos que todo lo que se refiere al anchor text escapa al control directo del autor de la página o del administrador del sitio. Otra cosa es que, dada su enorme importancia, esté altamente motivado para saber cómo son los anchor text de los enlaces que recibe (cosa que muestran las herramientas de análisis SEO).

Hay otros dos tipos de enlaces muy interesantes, los dofollow y los nofollow que vamos a ver en la siguiente sección dedicada a los atributos de los enlaces y a su retórica.

Atributos y retórica de los enlaces

Los enlaces pueden tener atributos. Entre estos, los más interesantes son los siguientes:

  • title=”lo que sea…”
  • rel=”nofollow”

Atributo title

Los atributos son parte del código de la etiqueta <a>.  Veamos como quedan estos atributos cuando se incorporan al código fuente de un enlace. Empezemos por title:

title-enlace

El atributo title en un enlace

El hecho de añadir un atributo title al código fuente del enlace como vemos en la ilustración de arriba genera al menos tres efectos:

  • Google interpreta mejor el contenido de la página de destino así como el tema de la página de inicio. En realidad, hay mucha información para Google en esa línea. Por tanto, también influye en el SEO.
  • Los lectores de pantalla para invidentes leen en voz alta el contenido del atributo title para que la persona invidente sepa de forma anticipada el efecto de hacer clic en ese enlace.
  • Cuando un internauta pase el cursor por encima del enlace, se abrirá una pequeña ventana con el texto que figura en el atributo, de este modo puede saber cuál será el efecto en caso de hacer clic en el enlace. La ventana que muestra el navegador suele consistir en un recuadro con fondo amarillo. Más o menos así:
Ir a la página principal de Internet Movie Database

En la siguiente captura vemos cómo se puede añadir el atributo title a un enlace, en este caso mostramos cómo es el procedimiento en un sitio gestionado con WordPress:

atributotitulo

Insertar un atributo title con WordPress

 

Atributo rel y enlaces nofollow y dofollow

Con el atributo rel podemos indicar si un enlace en de tipo nofollow. Veamos un ejemplo:

enlaces-no-follow

El atributo rel, con el valor “nofollow”.

Cuando un enlace contiene el atributo rel=”nofollow”, esta diciéndole a Google que el autor del enlace no pretende pasar autoridad a la página de destino. El efecto, en teoría, es que Google no sigue ese enlace (cosa que es difícil de creer, ¿de verdad Google no se guarda esa información para nada?).

En todo caso, con “nofollow” decimos a los buscadores que no considere ese enlace entre los votos de autoridad que recibe la página de destino porque no es un enlace editorial.

Hay varios motivos para ello, y, como siempre, todos están relacionados con el SEO:

  • Sirven para indicar enlaces en los que no se confía, y por lo tanto, se está evitando enviar autoridad a esa página.
  • Sirve para que Google no penalice la compra de enlaces. Una empresa puede comprar enlaces de entrada a cambio de un pago o como parte de una campaña de publicidad. Si los enlaces comprados contienen el atributo nofollow, Google no penalizará la página de destino.
  • Sirven para que, en los enlaces internos de un sitio web a páginas de su mismo sitio que no tienen valor como SEO para la empresa, resten autoridad a los otros enlaces.

Los nofollow se suelen usar en los comentarios en los foros de internet que incluyen enlaces, para evitar picarescas, y también son nofollow los que salen de los artículos de la Wikipedia. Esto no significa que sean del todo inútiles a efectos del SEO, ni mucho menos, ya que pueden proporcionar tráfico (aunque no transmitan autoridad).

A partir de aquí, una forma obvia de categorizar la totalidad de los enlaces de entrada de un sitio sería considerar el porcentaje de los que son de tipo dofollow y el porcentaje de los de que son de tipo nofollow.

Dofollow

Hemos visto los nofollow, ¿pero cómo son los dofollow? Todo enlace que NO tenga el atributo nofollow es un enlace dofollow por defecto. Es decir, los enlaces son siempre dofollow de manera automática. Solamente si queremos que sean nofollow hay que añadir el atributo correspondiente.

Para añadir un atributo nofollow a un enlace también podemos usar, en el caso de WordPress, sus cuadros de edición de enlaces:

nofollow

Insertar un nofollow en un enlace (ficticio en este caso)

Por cierto, en las capturas anteriores, solo por claridad, hemos mostrado por separado los atributos title y rel=nofollow, pero ambos pueden estar en un mismo enlace, por supuesto.

Se suele considerar que un sitio con un buen perfil de enlaces de entrada debe tener una cierta variedad de dofollow y de nofollow, predominando los primeros, pero sin que todos sean tampoco dofollow. La razón es que algunos SEO temen que si su sitio solamente tiene enlaces de entrada dofollow sea considerado un tanto sospechoso por parte de Google.

Nuestro criterio es que si los enlaces de entrada no forman parte de ningún esquema ni está siendo parte de una campaña de publicidad con enlaces comprados, no hay que preocuparse por este tema. Los enlaces de entrada que vayamos recibiendo se irán distribuyendo de forma “natural” con una mayoría de dofollow y una fracción de nofollow.

Finalmente, debemos señalar que hay otros usos del atributo rel, pero tratarlos todos daría para una entrada independiente, y la verdad es que valdría la pena, por lo que no descartamos ocuparnos en el futuro.

Impacto en Cibermedios y Conclusiones

En este sitio nos gusta vincular el SEO con la Comunicación y el Periodismo. El impacto de lo que hemos visto en los cibermedios puede expresarse en los siguientes puntos:

  • Los medios de comunicación necesitan atraer enlaces de entrada para optimizar su visibilidad y su reputación, y esto se consigue en primer lugar con contenidos únicos (no repetidos ni copiados de otros sitios), fiables, bien editados y que proporcionen soluciones o informaciones útiles a los ciudadanos.
  • Los profesionales de la comunicación de un cibermedio pueden optimizar la obtención de enlaces de entrada, es decir, no sólo aumentar su número sino también su calidad, de forma pro activa conocimiento bien su tipología.
  • Conociendo los aspectos estructurales de los hiperenlaces aumentarán su capacidad para pensar de forma hipertextual y facilitar el encaje de sus producciones digitales en el conjunto de la Web.
  • Al entender la lógica y la retórica de los hiperenlaces un profesional estará en condiciones óptimas de controlar en todo lo posible cómo “interpreta” Google un sitio web, su temática y sus relaciones de vecindario semántico: quién y cómo es enlazado y a quién enlaza ese medio.
  • Todo lo anterior le ayudará a enfocar su trabajo para conseguir que su publicación sea considerada una fuente de autoridad en algunos de los temas que le sean propios.

En conclusión, conocer la estructura y las funciones de los enlaces en la web es valioso para los profesionales de la comunicación, porque no solamente les ayuda a entender mejor el ecosistema de la publicación digital, sino a ser más eficientes en ella como contribuidores a la misma.

Quedan aún muchas consideraciones sobre los enlaces, tales como el link building y el interlink; así como su papel en la navegación semántica dentro de una publicación digital, pero para una misma entrada seria demasiado. En próximas entregas seguiremos considerando la retórica de los enlaces.

Para saber más

Posiblemente, una de las mejores fuentes sobre hiperenlaces sea la serie de artículos que publica la empresa de análisis SEO Ahrefs en su blog:

Otras empresas de prestigio en análisis SEO publican también con frecuencia trabajos sobre el tema:

En este sitio, hemos publicamos también un artículo anterior sobre análisis de enlaces que puede servir de complemento:


Por último, un trabajo (muy) teórico sobre Hipertextos, de finales de los noventa, para quien desee tener una visión casi arqueológica sobre los antecedentes conceptuales del tema:


(Icons made by  Madebyoliver from www.flaticon.com)