Curación de contenidos y YouTube: como tener los mejores contenidos audiovisuales y evitar la desinformación

Un ejemplo de los canales de calidad que podemos obtener si aprendemos a manejar el algoritmo de YouTube
El canal del programa Frontline en YouTube es un ejemplo de la extremada calidad de contenidos que podemos encontrar en esta plataforma

YouTube es la plataforma audiovisual con el mejor y el peor contenido audiovisual del mundo a la vez. La diferencia consiste en (1) si permitimos que el algoritmo de YouTube escoja por nosotros, o (2) manipulamos de manera decidida este algoritmo utilizando las señales de usuario a nuestro alcance.

Si no manipulamos el algoritmo de YouTube, lo más raro sería que las recomendaciones vayan a estar alineadas con nuestros intereses. Además, el algoritmo tiende a incluir contenidos de pésima factura. O bien con desinformación, o con contenidos cínicos o carentes de cualquier valor.

Curación de contenidos en YouTube

En cambio, si aprendemos a utilizar y enviar las señales de usuario adecuadas, tendremos recomendaciones basadas, primero en los temas que nos interesan realmente, y segundo solamente de contenidos de alta o incluso de altísima calidad.

Los profesionales de la curación de contenidos, tenemos la obligación de conocer las señales o interacciones con las que podemos afinar el algoritmo de recomendaciones de YouTube, y este conocimiento debe formar parte de nuestras competencias.

El objetivo es que YouTube nos recomiende: (1) contenidos de alta calidad y solo de alta calidad; (2) contenidos relacionados con los temas que estamos monitorizando. YouTube siempre añadirá contenidos que nos van a parecer de oportunidad dudosa, pero al menos, la proporción de contenidos de calidad y relevantes se disparará de forma radical.

Señales para tunear el algoritmo de YouTube

En lo que sigue vamos a mostrar un total de 18 interacciones que actúan como señales para YouTube de la clase de contenidos que queremos y la clase de contenidos que NO queremos. Estas interacciones se encuentran al menos en tres niveles:

  • Página principal de YouTube: 8 señales
  • Canales: 2 señales
  • Vídeos: 8 señales

En conjunto, sumando las señales de estos niveles, podemos enviar poderosas señales de nuestros intereses a YouTube gracias a las interacciones que vamos a mostrar a continuación.

Página principal

Componentes de las señales para manipular el algoritmo de YouTube
Vista parcial de la página principal de YouTube con el menú de tres puntos desplegado

Al hacer clic en el menú de tres puntos que aparece al lado de cada vídeo en la página principal podemos activar estas señales o interacciones:

  • Añadir a la cola
  • Guardar para ver más tarde
  • Añadir a lista de reproducción
  • Descargar
  • Compartir
  • No me interesa
  • No recomendarme este canal
  • Denunciar

Atención a la última señal, Denunciar. Es una opción que podemos utilizar cuando vemos contenidos degradantes, p.e, que sean fraudulentos, que inciten al odio o de un tenor semejante. En la siguiente captura vemos una captura de las categorías que podemos seleccionar si decidimos denunciar un contenido de tipo degradante:

Por supuesto denunciar contenidos es una medida extrema. Si queremos que la herramienta sea útil no podemos utilizarla de manera frívola o para expresar nuestro disgusto con ideas que contradicen nuestras creencias. Para este último caso o similares tenemos otras señales como «No me interesa», «No recomendarme este canal», etc.

Canal

Parte superior del canal DW

En el nivel del canal, tenemos dos señales:

  • Suscripción
  • Alertas

Vídeo

Un vídeo del canal ARTE tv

Por su parte, una vez situados en el nivel del vídeo, tenemos estas señales:

  • Icono «Me gusta»
  • Icono «No me gusta»
  • Compartir
  • Descargar
  • Guardar
  • Denunciar
  • Comentar

… y por último, la señal más importante: Reproducir el vídeo, lo que alimenta la métrica de las Visualizaciones.

La teoría dice que el número de reproducciones solo se incrementa con visualizaciones de al menos 30 segundos, pero nosotros recomendamos ver cada vídeo que queramos apoyar al menos unos minutos.

Balance

Hemos visto que hay señales de refuerzo positivo. Llamamos así a las señales que indican al algoritmo de YouTube que SÍ nos gusta un contenido y por tanto aceptamos más contenidos similares. Pero también señales de refuerzo negativo, las cuales que indican que NO nos gusta el contenido y en consecuencia preferimos No volver a tener contenidos similares en la página principal de YouTube.

Es en el balance de ambas señales, sobre todo si somos consistentes (cosa que no debería ser difícil) en su utilización que, poco a poco, pero en cuestión de días o semanas, podremos tener un algoritmo de YouTube (y por tanto, una serie de recomendaciones) sistemáticamente alineado con nuestras preferencias.

Si no nos gustan ni la desinformación, ni la pseudo ciencia ni lo que nosotros llamamos contenido canalla, gracias a estas interacciones, vamos a poder decirles adiós. Es lo que se supone que un buen curador de contenidos debe procurar.

Conclusiones

Hemos mostrado como, de una forma muy fácil y ventajosa para los usuarios, podemos enviar señales de forma progresiva al algoritmo de YouTube para que deje de mostrarnos vídeos de desinformación, vídeos cínicos o canallas, o contenidos de pésima calidad, y en su lugar nos muestre vídeos de calidad y contenidos que se ajusten a nuestros temas de interés y monitorización.

La buena curación de contenidos no solo consiste en buscar y sintetizar, también se nutre de nuestra capacidad para afinar, modificar y adaptar los algoritmos según nuestros legítimos intereses, el primero de ellos es el derecho a no recibir basura por recomendación de un algoritmo excesivamente dependiente de los vídeos virales. A menos que nos preocupemos por modificarlos. Y para esto, bastan gestos sencillos y útiles a la vez como los que hemos mostrado.


Temas relacionados